Spread bets and CFDs are complex instruments and come with a high risk of losing money rapidly due to leverage. 71.36% of retail investor accounts lose money when trading spread bets and CFDs with this provider. You should consider whether you understand how spread bets and CFDs work, and whether you can afford to take the high risk of losing your money.

Política de clasificación de clientes

Nota:La versión en inglés de ese acuerdo constituye la versión prevalente y deberá regir o aplicarse siempre que haya alguna discrepancia entre la versión en inglés y las otras versiones.

Política de clasificación de clientes

Política de clasificación de clientes

Este documento proporciona un resumen de nuestra política de clasificación de clientes (la "Política") que ha sido emitida en conformidad con la Directiva de la UE 2004/39/EC del 21 de abril de 2004 sobre los Mercados de Instrumentos Financieros (MiFID), la Ley sobre Servicios y Actividades de Inversión y Mercados Regulados del año 2007 (Ley 44(I)/2007) de Chipre (la "Ley") y toda la legislación de Chipre (las "Normas") aplicables a LCM.

Lead Capital Markets Limited ("LCM" o la "Empresa", como sea más apropiado) clasifica sus clientes en una de las tres siguientes categorías: minoristas, profesionales o contrapartes elegibles. Esta declaración forma parte de nuestras condiciones de negocio. Por lo tanto, al aceptar las condiciones del Acuerdo de Cliente pertinente, los clientes también dan consentimiento a las condiciones de esta Política, tal como se resume en este documento.

 

  1. CLASIFICACIÓN DE LOS CLIENTES 

La Empresa, antes de comprometerse en una relación comercial con clientes potenciales, notifica a esos clientes potenciales sobre la clasificación de clientes que usa la Empresa, informándoles sobre la categoría en la que inicialmente han sido clasificados por la Empresa. La Empresa clasifica a todos sus clientes como clientes minoristas siempre y cuando no presenten alguna de las siguientes limitaciones:

 

  1. no cumplan la definición de cliente profesional o contraparte elegible y en tal caso la Empresa deberá notificar al Cliente que la Empresa desea tratarlo como tal; y
  2. el Cliente podrá solicitar una clasificación de cliente diferente de la que la Empresa le haya asignado y la Empresa se reserva el derecho de rechazar tal solicitud. Si el Cliente solicitase una clasificación diferente y la Empresa accediera a tal solicitud, la protección brindada por ciertas directrices de la CySEC se vería reducida.

Cabe señalar que, si la Empresa eligiese tratar al Cliente, o si el Cliente solicitase ser tratado, como un cliente profesional o una contraparte elegible, la Empresa proporcionaría al Cliente toda la información sobre cualquier limitación al nivel de protección reglamentaria que esa clasificación diferente podría suponer.

Las categorías de clientes y los criterios de clasificación en función de los cuales se clasifican los clientes se resumen a continuación:

 

  1. Clientes minoristas

Todo cliente que no sea ni cliente profesional ni contraparte elegible, se considerará como un cliente minorista.

  1. Clientes profesionales 
    1. Clientes profesionales per se

Se entiende por cliente profesional a un cliente que posee la experiencia, el conocimiento y la pericia para tomar sus propias decisiones de inversión y evaluar adecuadamente los riesgos en que incurre.

A fin de ser considerado un cliente profesional, el Cliente debe encajar en una de las siguientes categorías de clientes:

  1. Entidades que tienen la obligación de estar autorizadas o reguladas para operar en los mercados financieros, ya sea por los Estados miembros o no miembros, tales como:
  • Entidades de crédito
  • Empresas de inversión
  • Otras entidades financieras autorizadas o reguladas
  • Empresas aseguradoras
  • Planes de inversión colectiva y las empresas de gestión de esos planes
  • Fondos de pensiones y las empresas de gestión de esos fondos
  • Materias primas y operadores de derivados de materias primas
  • Operadores bursátiles que, por lo general, no pertenecen al mercado de valores
  • Otros inversores institucionales
  1. Grandes empresas que satisfagan 2 de los siguientes requisitos de tamaño, sobre una base proporcional:
  • El balance general totaliza al menos 20.000.000 euros
  • El volumen de negocios neto es de al menos 40.000.000 euros
  • Fondos propios de al menos 2.000.000 euros
  1. Los gobiernos nacionales y regionales y organismos públicos que gestionen deuda pública, bancos centrales, organismos internacionales y supranacionales tales como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo, el Banco Europeo de Inversiones y otras organizaciones internacionales similares.
  2. Otros inversores institucionales cuya principal actividad sea invertir en instrumentos financieros, incluyendo entidades dedicadas a la titulización de activos o de otras transacciones financieras.

Se considera que las entidades mencionadas anteriormente son profesionales. Sin embargo, se les permite solicitar ser consideradas como no profesionales y la Empresa podrá acordar proporcionarles un mayor nivel de protección. Cuando el Cliente sea una empresa de las contempladas anteriormente, la Empresa deberá informarle a ese Cliente, antes de cualquier prestación de servicios y sobre la base de la información disponible, que el Cliente se considera como un cliente profesional, y recibirá el trato correspondiente a esa categoría a menos que la Empresa y el cliente lleguen a otro acuerdo. La Empresa deberá informar al Cliente que este puede solicitar una modificación de las condiciones del Acuerdo de Cliente a fin de obtener un mayor grado de protección.

Es responsabilidad del Cliente, que se considere como un cliente profesional, solicitar un mayor nivel de protección cuando este considere que no es capaz de evaluar o gestionar adecuadamente los riesgos implicados.

Este mayor nivel de protección se proporcionará cuando un Cliente considerado como profesional suscriba un acuerdo escrito con la Empresa para no ser considerado como profesional a efectos del régimen de conducta empresarial aplicable. Tal acuerdo deberá especificar si esto aplica a uno o más servicios o transacciones en particular, o a uno o más tipos de productos o transacciones.

  1. Clientes profesionales optativos

Los clientes distintos a los mencionados en la subcláusula 1.2.1, incluyendo organismos del sector público e inversores individuales privados, pueden también estar autorizados a ser dispensados de algunas de las protecciones otorgadas por la normativa de conducta empresarial de la Empresa.

Deberá tenerse en cuenta que los clientes mencionados en la subcláusula 1.2.1 se consideran profesionales en relación con todos los servicios y actividades de inversión e instrumentos financieros, mientras que los clientes mencionados en esta cláusula 1.2.2 pueden recibir el trato de profesionales, en general o en relación con un servicio de inversión particular o transacción, o tipo de transacción o producto.

Por lo tanto, la Empresa podrá tratar a un cliente como cliente profesional opcional, siempre y cuando se cumplan los siguientes criterios:

  1. la empresa inicia una evaluación adecuada sobre la pericia, experiencia y conocimientos del Cliente, que proporcione una garantía razonable, a la luz de la naturaleza de las transacciones o servicios previstos, que el Cliente es capaz de tomar sus propias decisiones de inversión y de comprender los riesgos implicados;
  2. durante el desarrollo de la evaluación antes mencionada, se deberá satisfacer al menos dos de los siguientes criterios:
  1. el Cliente ha llevado a cabo transacciones, de un volumen significativo, en el mercado pertinente con una frecuencia promedio de diez (10) por trimestre durante los cuatro (4) trimestres anteriores,
  2. el tamaño de la cartera de instrumentos financieros del cliente, definida por la inclusión de depósitos en efectivo e instrumentos financieros que exceden los 500.000 euros,
  3. el Cliente trabaja o ha trabajado en el sector financiero durante al menos un (1) año ejerciendo una posición profesional, la cual requiere del conocimiento de las transacciones o de los servicios previstos.

La empresa sigue el procedimiento que se presenta a continuación:

  1. el Cliente declara por escrito a la Empresa que desea ser tratado como un cliente profesional, ya sea en general o con respecto a un servicio o transacción en particular o tipo de transacción o producto;
  2. la Empresa le da al Cliente una clara advertencia por escrito con información detallada de cualquier limitación al nivel de protección reglamentaria sobre lo que esa nueva categoría de clasificación podría entrañar; y
  3. el Cliente declara por escrito, en un documento separado del Acuerdo de Cliente, que es consciente de las consecuencias de la pérdida de las protecciones. 
    1. Contrapartes elegibles

Un cliente se considera como contraparte elegible si la Empresa lleva a cabo una de las siguientes actividades para el Cliente:

  1. recepción y transmisión de órdenes; y/o
  2. ejecución de tales órdenes; y/o
  3. negociación por cuenta propia.

Una contraparte elegible es cualesquier de las siguientes entidades:

  1. empresas de inversión;
  2. entidades de crédito;
  3. empresas aseguradoras;
  4. OICVM y sus empresas de gestión;
  5. fondos de pensiones y sus sociedades de gestión;
  6. otras entidades financieras autorizadas por un Estado miembro o reguladas por la legislación comunitaria o la legislación nacional de un Estado miembro;
  7. personas cuya actividad principal consista en la negociación por cuenta propia de materias primas y/o derivados de materias primas;
  8. empresas que proporcionen servicios de inversión y/o desempeñen actividades de inversión que consistan exclusivamente en la negociación por cuenta propia en mercados de futuros u opciones financieras u otros derivados y en mercados al contado teniendo como solo propósito las posiciones de cobertura en los mercados de derivados o que negocien por cuenta de otros miembros de aquellos mercados o que determinen precios para ellos y que estén garantizados por miembros liquidadores de los mismos mercados, donde la responsabilidad de garantizar el rendimiento de los contratos suscritos por tales empresas sea asumido por los miembros liquidadores de los mismos mercados;
  9. gobiernos nacionales y sus oficinas correspondientes, incluyendo organismos públicos que negocien con deuda pública, bancos centrales y organizaciones supranacionales;
  10. empresas de los Estados miembros, distintas a aquellas mencionadas anteriormente (subcláusulas (i) – (ix)), que satisfagan los requisitos proporcionados previamente establecidos, incluyendo límites cuantitativos. En el caso de una transacción donde la presunta contraparte esté establecida en otro Estado miembro, la Empresa deberá adherirse a la situación de la otra empresa, tal como lo establece la legislación de dicho Estado miembro en el que esa empresa esté establecida;
  11. entidades de terceros países equivalentes a las categorías antes mencionadas. La Empresa reconoce como contrapartes elegibles, las empresas de terceros países como las indicadas en la subcláusula (x) en las mismas condiciones y sujetas a los mismos requisitos que los estipulados en la subcláusula (x).

Al tratar con contrapartes elegibles, la Empresa está exenta de obligaciones importantes bajo la normativa de conducta empresarial, normas de mejor ejecución, etc. Con tal fin, cuando la Empresa suscriba transacciones con contrapartes elegibles, la Empresa deberá obtener confirmación expresa de la presunta contraparte en la que esta acepta ser tratada como una contraparte elegible. Esta confirmación puede obtenerse ya sea en forma de acuerdo general o respecto a cada transacción individual.

 

  1. SOLICITUD DE CLASIFICACIÓN DIFERENTE 

Un Cliente tiene derecho a solicitar una clasificación diferente, según las situaciones siguientes, enviando una solicitud por escrito a la Empresa, a fin de que la Empresa siga el procedimiento previsto en la subcláusula 1.2.2 (c)

  1. En el caso de un cliente minorista, la solicitud de este de ser clasificado como un cliente profesional le acarreará el otorgamiento de un nivel menor de protección.
  2. En el caso de un cliente profesional, la solicitud de este de ser clasificado como un cliente minorista, busca un otorgamiento de un nivel mayor de protección.
  3. En el caso de una contraparte elegible, la solicitud de esta de ser clasificada como un cliente minorista o un cliente profesional, busca un otorgamiento de un nivel mayor de protección.

Antes de decidirse a aceptar cualesquier de las solicitudes antes mencionadas, la Empresa tomará todas las medidas razonables para asegurar que el cliente cumpla con las pruebas y criterios pertinentes de la categoría particularmente solicitada, tal y como se establecen en la cláusula 1 de esta Política.

Tras recibir tal solicitud de reconsideración de categoría, la Empresa deberá informar al Cliente, por escrito, sobre los derechos y protecciones de cada categoría dentro de la clasificación y acerca de las limitaciones al nivel de protección del cliente que la nueva categoría supondría. Los derechos y limitaciones de cada categoría dentro de la clasificación de esta Política se establecen a continuación.

La Empresa se reserva el derecho de rechazar, en función de su única y exclusiva discreción, cualesquier de las solicitudes antes mencionadas con respecto a la clasificación.

 

  1. DERECHOS DE PROTECCIÓN 
    1. Clientes minoristas/clientes profesionales

Cuando un cliente reciba el trato de cliente minorista por parte de la Empresa, tendrá derecho al nivel más alto de protección en virtud de la ley, en comparación a si al cliente le correspondiera la categoría de cliente profesional. En resumen, las protecciones adicionales a las que los clientes minoristas tienen derecho son como sigue:

  1. Un cliente minorista recibirá mayor información y divulgación con respecto a la Empresa, sus servicios, costos, comisiones, tarifas y cargos y sobre la salvaguardia de los instrumentos financieros y fondos del cliente. La Empresa garantiza la salvaguardia de los instrumentos del Cliente y la separación de los fondos del Cliente de los fondos propios de la Empresa, los cuales, según la normativa financiera de la UE, se mantienen en reconocidas entidades financieras autorizadas dentro de la UE, manteniéndose en todo momento separados de los de la Empresa. La separación del dinero del cliente garantiza que, en caso de insolvencia de la Empresa, los fondos mantenidos en estas cuentas sean devueltos a los clientes, descontando el costo administrativo por concepto de procesamiento y distribución de esos fondos, en lugar de ser considerados como activos recuperables por los acreedores generales de la Empresa.
  2. El Fondo de Compensación de los Inversores ("ICF") constituye los fondos de compensación en Chipre de último recurso para los clientes de empresas de inversión de Chipre ("CIF"), tales como LCM. La afiliación al Fondo de Compensación de los Inversores, ICF, garantiza que los clientes de la Empresa puedan reclamar una compensación en caso de que la Empresa no estuviese en condiciones de compensar a sus clientes por una reclamación. Esto proporciona a los clientes de la Empresa una medida adicional de aseguración en relación con sus fondos. El Fondo de Compensación de los Inversores, ICF, no cubre a clientes institucionales o profesionales sino únicamente a clientes minoristas de la Empresa. La compensación total a pagar a cada Cliente cubierto no podrá exceder los 20.000 euros, independientemente del número de cuentas de la que sea titular, el tipo de moneda y el lugar de oferta del servicio de inversión.
  3. En virtud de la ley, cuando la Empresa proporcione servicios de inversión o gestión discrecional de carteras, la Empresa deberá solicitar al cliente minorista información relacionada con su conocimiento y experiencia en el ámbito de inversiones, pertinente al tipo específico de producto o servicio ofrecido o solicitado, de forma de permitir a la entidad de inversión evaluar si el servicio de inversión o producto previsto es apropiado para el cliente. En el caso de que la Empresa considerase, en función de la información recibida, que el producto o servicio no fuese apropiado para el cliente, deberá advertir al Cliente en consecuencia.

La Empresa tiene derecho a asumir que un cliente profesional posee la experiencia y conocimientos necesarios a fin de comprender los riesgos implicados en relación con esos servicios o transacciones particulares de inversión, o los tipos de transacción o producto, para los cuales el cliente ostenta la categoría de cliente profesional.

En consecuencia, y a diferencia de la situación con un cliente minorista, la Empresa, por lo general, no tendrá que obtener información adicional del Cliente con fines de evaluación de la idoneidad para esos productos y servicios para los cuales el cliente ostenta la categoría de cliente profesional dentro de la clasificación de clientes.

  1. Al ejecutar órdenes, la Empresa tomará todas las medidas razonables para obtener el mejor resultado posible para el cliente, sin importar las circunstancias.

El mejor resultado posible deberá determinarse en términos de compensación total, declarando el precio del instrumento financiero y los costos relacionados con la ejecución, incluyendo todos los gastos contraídos por el cliente que estén directamente relacionados con la ejecución de la orden, incluyendo las tarifas del centro de ejecución, tarifas de compensación y liquidación y cualquier otra tarifa pagada a terceros implicados en la ejecución de la orden. Puede obtenerse información adicional en la política de mejor ejecución de la Empresa.

Al proporcionar la mejor ejecución a los clientes profesionales, la Empresa no está obligada a priorizar el costo total de la transacción al ser el factor más importante en el logro de la mejor ejecución para ellos.

  1. La Empresa debe obtener de los clientes esa información, ya que es necesaria para que la Empresa pueda comprender los factores esenciales sobre el Cliente y disponer de una base razonable para creer, dando la debida consideración a la naturaleza y el alcance del servicio prestado, que la transacción específica a ser recomendada, satisface los criterios siguientes:
  1. cumple con los objetivos de inversión del Cliente en cuestión;
  2. es tal, que el Cliente está en capacidad de soportar financieramente cualquier riesgo relacionado con la inversión, coherente con sus objetivos de inversión;
  3. es tal, que el Cliente posee la experiencia y los conocimientos necesarios a fin de comprender los riesgos que implica la transacción.

En los casos que la Empresa proporcione un servicio de inversión a un cliente profesional, deberá tener derecho a asumir que, en relación con los productos, transacciones y servicios para los cuales ostenta su categoría, el Cliente posee el nivel necesario de experiencia y conocimientos a efectos de la subcláusula (iii) anterior.

Además, en determinadas circunstancias, la Empresa deberá tener derecho a asumir que el cliente profesional posee la capacidad financiera para soportar cualquier riesgo de inversión, coherente con sus objetivos de inversión.

  1. La Empresa deberá informar a los clientes minoristas de las dificultades importantes pertinentes para llevar a cabo adecuadamente sus órdenes de forma oportuna, al percatarse de cualquier dificultad.
  2. La Empresa deberá proporcionar a los clientes minoristas con más información en comparación a los clientes profesionales, en lo relativo a la ejecución de las órdenes.
  3. Si la Empresa proporcionase un servicio de inversión a un Cliente nuevo, la Empresa deberá suscribir un Acuerdo de Cliente por escrito con el Cliente, estableciendo los derechos y obligaciones esenciales de la Empresa y del Cliente.
  4. La Empresa no deberá usar instrumentos financieros de su titularidad en nombre de un Cliente por su propia cuenta o por cuenta de otro Cliente de la Empresa, sin contar previamente con el consentimiento expreso del Cliente en cuanto al uso de instrumentos en condiciones específicas, mediante su firma o mecanismo alternativo equivalente.
  5. Los clientes minoristas tienen derecho a remitir reclamaciones al Defensor del Pueblo en Materia Financiera (Financial Ombudsman) de la República de Chipre y también pueden beneficiarse de la máxima protección disponible en virtud del Fondo de Compensación de los Inversores, ICF.

 

  1. Contrapartes elegibles

Cuando la Empresa otorgue el trato de contraparte elegible a un Cliente, el Cliente tendrá derecho a menos protecciones en virtud de la ley en comparación a las que tendría derecho como cliente profesional o cliente minorista. En particular, y adicionalmente a lo anterior:

  1. la Empresa no está obligada a proporcionar al Cliente con la mejor ejecución al ejecutar las órdenes del Cliente;
  2. la Empresa no está obligada a poner en conocimiento del Cliente información relacionada a tarifas o comisiones que la Empresa pague o reciba;
  3. la Empresa no está obligada a evaluar la idoneidad o conveniencia de un producto o servicio que proporcione al Cliente, pero podrá asumir que el Cliente posee la pericia para seleccionar el producto o servicio más adecuado y que mejor le convenga y que tiene la capacidad financiera de hacer frente a cualquier riesgo de inversión vinculado con sus objetivos de inversión;
  4. la Empresa no está obligada a proporcionar al Cliente con información sobre la Empresa, sus servicios y disposiciones mediante los cuales la Empresa obtendrá su remuneración;
  5. la Empresa no está obligada a proporcionar al Cliente divulgaciones de riesgos sobre los productos o servicios que el Cliente haya seleccionado de la Empresa; y
  6. la Empresa no está obligada a proporcionar informes al Cliente sobre la ejecución de las órdenes y la gestión de inversiones del cliente.

La negociación de contratos por diferencia (CFDs) entraña un riesgo significativo de su capital invertido.